PP: "Los comerciantes, los grandes olvidados de Utrera"

Ante la actual coyuntura económica, la prioridad del Equipo de Gobierno no es otra, en estos momentos, que la colocación de vallas con el rostro del Sr. Alcalde, no vaya a ser que todavía quede algún ciudadano despistado que no se haya enterado de quién es Curro Jimenez.

Y uno se queda perplejo al contemplar como el número de comerciantes que se ven obligados a cerrar sus negocios en Utrera es cada vez mayor; de acuerdo que la situación no es buena para ningún sector de actividad, y que la ciudadanía ha moderado su gasto en muchos productos y servicios, algunos obligados por su propia penuria económica y otros expectantes ante el nada alagüeño futuro inmediato, pero tampoco es ético que el Gobierno Municipal mire para otro lado y se lave las manos diciendo en petit comité que el Gobierno Local no es el competente para fomentar el empleo y crear nuevos puestos de trabajo.

Hay muchisimos Ayuntamientos a lo largo de España que han aprobado paquetes de medidas para aliviar al sector y alentar la vida comercial, con mayor o menor acierto, pero en cualquier caso ese gesto pone de manifiesto la preocupación de los gobernantes por la situación. El no plantear un plan de acción a corto o medio plazo ineludiblemente aboca al debilitamiento y desaparición del pequeño comercio.

La Feria del Stock que se celebró hace escasas fechas puede paliar un problema puntual y temporal de los comerciantes pero eso no es, ni mucho menos, la solución al problema, hacen falta medidas más ambiciosas acordadas conjuntamente entre el Gobierno local las Asociaciones de comerciantes y los propios afectados que tiendan a incentivar a los ciudadanos a comprar en Utrera, dotarles de mayores partidas que les permitan realizar actividades promocionales, promover la relación del comercio y el turismo entre otras muchas. Medias todas ellas que busquen la reactivación del sector, abandonando el pesimismo y no dedicarse a colacar un parche que de ningún modo pueden relanzar las ventas de forma consolidada en el tiempo y por lo tanto conseguir una mayor contratación de gente en nuestro municipio.

No se puede seguir impasible ante la atroz desaparición de nuestro tejido comercial, los comerciantes son para el desarrollo de una sociedad lo que el motor para un vehículo. No se les puede dejar en la cuneta, las calles hablan por si solas en Utrera y la situación para ellos se atisba dramática ya que los negocios que a duras penas mantienen sus puertas abiertas están , en algunos casos, hipotecando sus propiedades inmobiliarias y hasta sus propias vidas por sacar a flote un negocio del que se sustentan y en el que han dejado la piel.

¿No parece justo y comprometido prestarles un mínimo apoyo por parte de quienes tienen los medios materiales, personales y técnicos para hacerlo?.
© 2016 iUtrera. Todos los derechos reservados. Diseñado por iCiudad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies